La hipocresía de una elite política (la de Barcelona)

Alucinante noticia procedente del Ayuntamiento de Barcelona: Los comerciantes de Barcelona serán multados si encargan graffiti para su persiana.

Ya no sólo se trata de la paradoja de una ciudad que se vende como icono creativo mientras intenta cortar de raiz cualquier manifestación artística que no se circunscriba al estricto “cordón sanitario” del arte (museos, etc,), sino que lo más grave es la existencia de un “complejo político-cultural” (parafraseando a Eisenhower, fíjense ustedes a dónde hay que acudir…) que legisla sobre el “estilo” que más conviene a la ciudad. No sólo da verguenza, sino que es toda una declaración de guerra. Pues si quieren una guerra, nosotros les podamos dar una (parafraseando a otro presidente americano).

Ver noticia aquí (recuerden apartar el sesgo de La Vanguardia).

Esta entrada fue publicada en Helarte como política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s