El primer autorretrato

A mediados del siglo XV, algunos artistas europeos no sólo comienzan a figurarse como son los individuos sino también como los individuos “se figuran”. El pintor francés Jean Fouquet realiza en 1450 el que se considera el primer autorretrato conocido de la historia del arte europeo: no forma parte de una escena, sino que tiene una evidente función de autorrepresentación. Se trata de un medallón de cobre esmaltado, actualmente en el Museo del Louvre.

Por otra parte, hay algo de sugerente en el hecho de que la mirada del personaje esté tratada de forma equívoca. Mientras un ojo mira al observador, el otro parece mirar a un lado. Como si el artista hubiera querido explorar los diferentes campos semióticos del espacio de la imagen: del dentro y del afuera: de lo que pertenece al espacio interno de la imagen, y de lo que es propio del espacio que la imagen crea con el espectador. El reconocimiento del individuo a través de una imagen propia parecería llevar al reconocimiento de la mirada de los demás sobre el individuo representado.

Esta entrada fue publicada en historias de las imágenes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El primer autorretrato

  1. fernando dijo:

    gracias por el dato

  2. Pingback: Del autorretrato al selfie y del selfie al sell-selfie | Maremoto by Mar Delgado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s