Testimoni de Sebastián Ledesma Morán

(Castellano abajo)

Sóc la persona en cadira de rodes que apareix a nombroses fotografies de l’intent de desallotjament a plaça Catalunya i vull posar nom a les imatges que són objecte de controvèrsia. El meu nom és Sebastian Ledesma Morán, tinc 55 anys i vull deixar clares tres coses:

1) Que les imatges són un reflex cert del que allí va ocórrer.

2) Que el Mosso d’Esquadra no m’estava defensant, com han dit el conseller Felip Puig i alguns mitjans de comunicació, sinó que m’estava agredint, com així ho acrediten els cops i rascades que té la cadira al lateral esquerre, provocades per un cop de porra.

3) Que no vaig rebre cap cop al meu cos perquè el Mosso que m’amenaçava amb la seva porra (com s’aprecia a la foto) va ser aturat per un altre Mosso que li va dir: “No, joder, a ése no, que nos llevan al juzgado”.

També vull deixar clar que no sóc ni un heroi, ni una víctima, ni un “borroka” ni, molt menys un inconscient. Únicament sóc, ni més ni menys, un indignat més. Cada dia participo en les activitats de plaça Catalunya, en especial a la comissió de diversitat funcional, que entre altres coses, tracta temes de discapacitat.

I podeu estar segurs que seguirem la protesta i la lluita pacífica, fins que aquest estat de coses desaparegui.

Hauré de portar al taller la cadira perquè la reparin, perquè si no pinten les rascades s’oxidarà. No sé ni m’importa gens si aquesta despesa anirà només a compte meu, que consti. El que em preocupa de veritat és que jo de jove vaig haver de córrer davant dels grisos i que aquesta policia, que considerava meva, m’ha fet córrer davant seu. A veure com li explico ara a les meves filles que aquesta és la policia que nosaltres demanàvem.

Durant la càrrega policial vaig sentir diversos Mossos dient, en castellà tots, per cert: “¿Qué hace este hombre aquí? ¡Llévenselo! ¡Llévenselo!”. Estic fins al monyo que es qüestioni per què era jo allà: tinc tot el dret i tot el deure de ser-hi com a indignat. Per què no volien que hi fos? Perquè els dificulto repartir cops de porra a plaer? I trobo molt greu que es generi polèmica per la possibilitat que m’hagin pegat a mi i en canvi sembla que no importi que altres persones sí fossin agredides o patissin crisis d’ansietat severes. Tots som iguals davant la llei i tenim el mateix dret de manifestació i de legítima defensa, en especial davant d’una agressió gratuïta com la de divendres passat.

Els qui eren darrere de la meva cadira, a qui els Mossos van atonyinar, hi eren perquè jo els vaig dir que s’amaguessin allà, convençut que a mi no em farien gran cosa. Ningú em va manipular ni calia protegir-me dels meus companys indignats, com s’ha dit. Només m’he sentit manipulat per la versió de Felip Puig sobre l’actuació policial i només m’ha calgut ser protegit dels seus Mossos.

Estàvem fent resistència pacífica als accessos a la plaça per impedir que sortissin els camions amb les nostres pertinences. Com s’ha pogut comprovar, no hem pogut recuperar res del que es van endur, ni les firmes recollides, ni mòbils ni res. A més els han descarregat en un descampat com si fos un abocador.

Només vaig sentir por després del moment de les fotos, quan milers de simpatitzants envoltaven la plaça i escridassaven els Mossos. Vaig témer que es llancessin sobre seu, els Mossos responguessin i hi hagués una gran desgràcia. Van ser moments de molta, molta tensió. Van ser moments d’una altra època, d’una que creia que havíem superat fa temps.

——————————————

Soy la persona en silla de ruedas que aparece a numerosas fotografías del intento de desalojo a plaza Catalunya y quiero poner nombre a las imágenes que son objeto de controversia. Mi nombre es Sebastian Ledesma Morán, tengo 55 años y quiero dejar claras tres cosas:

1) Que las imágenes son un reflejo cierto del que allí ocurrió.

2) Que el Mosso de Escuadra no me estaba defendiendo cómo han dicho el consejero Felip Puig y algunos medios de comunicación, sino que me estaba agrediendo, como así lo acreditan los golpes y rascadas que tiene la silla al lateral izquierdo, provocadas por un golpe de porra.

3) Que no recibí ningún golpe a mi cuerpo porque el Mosso que me amenazaba con su porra (cómo se aprecia a la foto) fue parado por otro Mosso que le dijo: “No, joder, a ése no, que nos llevan al juzgado”.

También quiero dejar claro que no soy ni un héroe, ni una víctima, ni un “borroka” ni, mucho menos un inconsciente. Únicamente soy, nada más y nada menos, un indignado más. Cada día participo en las actividades de plaza Catalunya, en especial a la comisión de diversidad funcional, que entre otros trata temas de discapacidad.

Y podéis estar seguros que seguiremos la protesta y la lucha pacífica, hasta que este estado de cosas desaparezca.

Deberé traer al taller la silla porque la reparen, porque si no pintan las rascadas se oxidaría. No sé ni me importa nada si este gasto irá sólo por anticipado mío, que conste. El que me preocupa de verdad es que yo de joven correr delante de los grises y que esta policía, que consideraba mía, me ha hecho correr ante sede. A ver como le explico ahora a mis hijas que esta es la policía que nosotros pedíamos.

Durante la carga policial sentí varios Mossos diciendo, en castellano todos por cierto: “¿Qué hace este hombre aquí? ¡Llévenselo! ¡Llévenselo!”. Estoy hasta las anrices que se cuestione porque estaba yo allá: tengo todo el derecho y todo el deber de ser como indignado. ¿Por qué no querían que fuera? Por qué los dificulto repartir golpes de porra a placer? Y encuentro muy grave que se genere polémica por la posibilidad que me hayan pegado a mí y en cambio parece que no importe que otras personas sí que fueran agredidas o sufrieran crisis de ansiedad severas. Todos somos iguales ante la ley y tenemos el mismo derecho de manifestación y de legítima defensa, en especial ante de una agresión gratuita como la de el pasado viernes.

Quienes eran detrás mi silla, a quien los Mossos zurraron, eran porque yo los dije que se escondieran allá, convencido de que a mí no me harían gran cosa. Nadie me manipuló ni hacía falta protegerme de mis compañeros indignados, como se ha dicho. Sólo me he sentido manipulado por la versión de Felip Puig sobre la actuación policial y sólo me ha hecho falta ser protegido de sus Mossos.

Estábamos haciendo resistencia pacífica a los accesos a la plaza, por impedir que salieran los camiones con nuestras pertenencias. Como se ha podido comprobar, no hemos podido recuperar nada del que se llevaron, ni las firmas recogidas, ni móviles ni nada. Además los han descargado en un solar como si fuera un vertedero.

Sólo sentí miedo tras el momento de las fotos, cuando miles de simpatizantes rodeaban la plaza y gritaban a los Mossos. temí que se lanzaran sobre ellos, los Mossos respondieran y hubiera una gran desgracia. fueron momentos de mucha, mucha tensión. fueron momentos de otra época, de una que creía que habíamos superado hace tiempo. ”

Esta entrada fue publicada en Memorias administradas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Testimoni de Sebastián Ledesma Morán

  1. jorge dijo:

    No puedo estar más de acuerdo, con Sebastián. Para mi el gran defensor de las palabras es Ernesto Sabato y además le considero precursor del 15-M. No hay más que leer sus libros “La Resistencia” y “Antes del fin” donde ya diagnóstica lo que vendrá.
    Un saludo
    Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s