Neoliberalismo y cultura en Catalunya

“III Reflexions Crítiques. Canvi de paradigma: reptes i oportunitats de la Cultura”: es bien sintomático el título con el que se han bautizado las jornadas sobre política cultural que organizó el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya en el Arts Santa Mònica de Barcelona durante los días 19, 20 y 21 de julio: habla de “cambio de paradigma”. Paradigma… un término cuyo sentido contemporáneo fue aportado por el filósofo de la ciencia Thomas Kuhn en la década de 1960: “Considero a los paradigmas como realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica”. Desde luego, el término no está puesto ahí porque sí: desea transmitir un “hecho consumado”, que los diagnósticos que guían las jornadas son “de cajón”, incontestables, manifiestamente cargados de autoridad científica. No obstante, no se podía haber encontrado una expresión más desacertada para transmitir lo que a todas luces era el objetivo oculto de estas jornadas: hacer pasar como debate lo que ya ha sido dictado de antemano. Paradigma entonces se revela como un lamentable abuso del lenguaje y de la retórica política e intelectual.

Porque a læs que asistimos en vivo o seguimos las jornadas por streaming, no hubo nada más obvio que el hecho de que todo estaba perfectamente preparado para legitimar y justificar no sólo un determinado programa político, el diseñado por Ferràn Mascarell –sobre el que ahora entraremos-, sino también un peculiar modus operandi: la aplicación de razones cientifistas, categóricas, límpidas y resueltas en el ámbito de la cultura. O lo que es lo mismo: la cultura es un ámbito en el que todo es confuso, embrollado, sin perspectiva, por lo que se necesita un política cultural que la aclare, la diseccione y le de esplendor. Aún en menos palabras: la política cultural es la que hace que la cultura no se hunda. El triunfo de la política cultural como salvadora y garante frente a una cultura desorientada y perdida entre referentes angostos e inútiles: simplemente nos dicen que la cultura no existiría sin la política cultural.

A medida que discurrían los ponentes y las horas, parecía hacerse cada vez más clara la estrategia de los organizadores: presentar a un puñado de personas que hicieran el ridículo para precisamente señalar la necesidad de un poderosa política cultural que pusiera fin a la situación. Sin embargo, no se acaba de entender muy bien una cosa: Ferràn Mascarell es ciertamente una persona inteligente y que conoce bien el terreno que pisa (de hecho, siempre he pensado que podría haber llegado a ser un buen gestor cultural, si no viviera en el “lado oscuro de la fuerza”). Se puede estar en las antípodas de sus ideas e imaginarios -como, por supuesto, muchæs estamos- pero negarle méritos intelectuales sería un craso error. Es por ello mismo que no se alcanza a entender cómo ha permitido unas jornadas tan bochornosas como las que hemos presenciado. Cuesta pensar que sea tan maquiavélico, o peor, tan tonto, como para pensar que desplegando sobre la mesa unas cuantas chorradas y memeces puede luego presentarse como la alternativa salvífica. No es su estilo. Aunque es igual, porque, al fin y al cabo, por activa o por pasiva, el esperpento ha sido tan manifiesto que uno tiende a sospechar más de la cuenta. Cabe, más bien, pensar en otro tipo de maniobra: invitar a dos intelectuales como Vicenç Altaió y Xavier Bru de Sala a organizar las jornadas le permitía al Conseller un singular encaje de bolillos: quedaba al margen de las posibles críticas, se subrayaba su papel de autoridad moral en la sombra y, sobre todo, se garantizaba la adhesión de dos personajes muy necesitados de cobijo y amparo institucional para que desplegaran un programa pelotillero, seguidista y sin aristas. La elección de Altaió y Bru de Sala para organizar las jornadas era, ya desde el principio, una apuesta por la “nada”, por un discurso plenamente acomodaticio, propio de dos personajes carentes de auténtica información sobre la actualidad cultural y social que existe fuera de sus despachos, de sus amigables cenas y de las industrias culturales acólitas, y totalmente empotrados en las fantasías institucionales de ayer y hoy.

Las jornadas fueron convenientemente vendidas a través de constantes referencias a otros encuentros culturales que en su día marcaron parte de la evolución de la política cultural catalana, en especial, las promovidas por el Conseller de Cultura Joan Rigol en 1985 en el marco del Pacte Cultural. No fue casualidad que los organizadores fomentaran en todos los medios la foto de todos los exconsellers de Cultura reunidos para la ocasión en el balcón del Santa Mònica, con Rigol en el centro y Mascarell, ufano en la sonrisa, a su lado.

Se pretendía que las ponencias supusieran una actualización de aquellos notables diálogos de antaño, pero la realidad es que es imposible camuflar que lo que está proponiendo Mascarell –negro sobre blanco- es un cambio radical de rumbo en la políticas culturales públicas; o en todo caso, una certificación radical y pública del cambio de rumbo expresado hace ya tiempo por algunos interesados. Quizá sea bueno recordar que el Pacte Cultural promovido por Rigol supuso el reconocimiento manifiesto del gobierno de Pujol de que la cultura era cosa de la izquierda, y que, mediante el pacto, la derecha gobernante deseaba sumar lo que entonces era el pensamiento más o menos alternativo de la cultura al mundo de la política. Un ejercicio que fue honesto, sea dicha la verdad, gracias a la sinceridad y capacidad de interlocución de Rigol y también de la izquierda, en concreto, de la procedente del PSUC, como se puso de manifiesto en los debates que se construyeron a través del PIS (Patronat d’Investigació Social), otro proyecto inteligente de aquellos días, también en la órbita del Pacte Cultural, hasta que todo se acabó con el caso Banca Catalana.

Que Mascarell pretenda hacer pasar estas jornadas de julio como las sucesoras de aquellas de 1985 ya revela las quimeras y necesidades derivadas de su propia situación política: un socialista en la corte del Rey Arturo que necesita a toda costa persuadir a nuevos y antiguos compañeros de viaje de la bondad, utilidad y universalidad de sus ideas, cual nuevo Rigol en busca de consenso nacional. Y por lo que parece, nadie de sus antiguos camaradas le ha hecho ni caso. Pero eso es harina de otro costal, guerras que no nos incumben, comidas que no alimentan y que, a la postre, más bien sirven para desviarnos de nuestras cuitas.

¿Cómo podríamos resumir los contenidos de las jornadas? Un cúmulo de dislates, lugares comunes, compadreo y ausencia de exploraciones. No todæs se ofrecieron al espectáculo, cierto, pero sí una gran mayoría. Fue un mezcolanza superior de provincianismo y globalización, de apelaciones a la nostalgia de país y de referencias a lo de “patria chica, cultura grande” pero dichas en las tonalidades propias de la gestión cultural o de quien vive demasiado cerca de ellas: mediante términos tecnicistas, que tan bien quedan orlados en el Departament, o bien mediante las ironías inherentes a quien ya lo entiende todo o está por encima de todo, como buenos creadoræs modernos y sagaces capaces de diagnosticar el mundo en un frame o en un haiku. Un círculo de invitadæs en el que no había prácticamente nadie procedente de otros círculos, de entidades independientes o alternativas, de plataformas colectivas, de contextos no empotrados. Abundaron, por consiguiente, aquellas máximas que favorecían las tesis mascarelias: internacionalizar la cultura catalana, emplazar a la crisis como una oportunidad única y superar los caducos modelos inertes de la subvención paternalista; lo que traducido para el corriente es: apostar por las grandes industrias y apuestas globales, recortar el dinero a la cultura y reencauzar lo que queda a la primera apuesta, y acabar con los creadores que no producen dinero.

Podríamos entrar en cada una de las ponencias, cosa que no haremos a fondo, e ir bajando poco a poco los escalones de la desidia intelectual y de la acriticidad política: un tema como “modernidad y crisis” sólo dio pie para hablar del tópico sobre el estado permanente de la crisis: a nadie se le ocurrió decir que lo que está en crisis es “su” modelo de pensamiento y análisis, y que por qué demonios debemos creer que esa crisis es la de muchæs de nosotros. Y lo más flagrante: confundieron modernidad y modernización, cosa de la que me ocuparé en unos instantes. No me meto en las sandeces dichas por algunos, en clave de malsanos esencialismos, como las expresadas por Francesc Marc-Alvaro.

Lo de “Catalunya como marca” fue también de aúpa. Más o menos explícitos recados sobre la excepcionalidad cultural, la necesidad de competir, siempre bordeando la clave esencial de la bóveda: la marca como dinero constante y sonante. “Capitalidad y territorio” me produjo simple hilaridad, en concreto la intervención de Bienve Noya (me partía cuando dijo que los elementos universitarios están siempre acechantes sobre las tradiciones rurales). En “responsabilidades sociales de la cultura”, casi todos cayeron en el tradicional eslógan sobre el papel de la cultura: bienestar, consenso, ciudadanía. Nada de un cultura del conflicto, ni de la disensión, ni de la oposición. A todos se les leía en los labios: “Es en la política donde nos enfrentamos: en la cultura, nos unimos”. Aquí sólo cabía preguntarse: ¿a quienes representan estas personas?

En “cultura digital”, fue para mondarse la total ausencia de referencias a los modelos de propiedad y conocimiento desarrollados en formatos digitales y redes alternativos a los oficiales y empresariales: se habló del precio de los libros, de la banalización que supone facebook (Roberta Bosco aquí se lució además defendiendo la necesidad de castellanizar el mercado digital catalán), con definiciones de lo digital propias de primaria (Màrius Serra). Sólo estuvieron algo a la altura (desde la altura) Partal y luego Fontcuberta ya más bajando al suelo y aprovechando la ocasión para denunciar la imposición de las nuevas políticas culturales.

En fin, podríamos seguir unæ a unæ, pero insto al lector/a a observar por sí mismæ las ponencias en el canal de youtube en donde están colgadas.

———

Vayamos un poco más lejos: ¿en el marco de qué relato podemos comprender lo sucedido estos tres días? Se me antoja importantísimo analizar esto con cautela y precisión a fin de poder sacar en limpio conclusiones acerca de dónde venimos y, sobre todo, hacia dónde nos pretenden llevar. Hay que apartar el grano de la paja: las jornadas fueron, en realidad, humo para divertir la mirada de lo verdaderamente importante: el modelo, no sólo de política cultural, sino de cultura, que proponen las elites políticas gobernantes.

En el redactado del “Anteproyecto de Ley de Simplificación, de Agilidad y Reestructuración Administrativa y de Promoción de la Actividad Económica” propuesto por Convergència i Unió al parlamento, conocido como las “Leyes Ómnibus”, se declaran una serie de cosas: la remodelación del Consell Nacional de les Arts, que pasaría a depender directamente de los puntuales criterios de la Conselleria; la anulación de la autonomía de los centros culturales adscritos a la Generalitat; la desposesión de ciertos derechos de algunas entidades de gestión cultural y de actividades. Estas son algunas de los cuestiones que la Ley proponía en su redactado original (aquí nos guía analizar las intenciones originales, “ideológicas”: otra cosa ya son los pactos políticos a los que haya llegado el gobierno con la oposición). Sin embargo, no voy a entrar en estos puntos, por muy dañina que sea su aplicación para la independencia de las programaciones, para la salvaguarda frente a las manipulaciones políticas y administrativas y para la salubridad del tejido cultural. Me interesa, por el contrario, en el camino hacia la comprensión del problema de fondo, más allá de la natural querencia del poder por el control de las cosas, el siguiente párrafo: “Se entiende por empresas culturales las personas físicas o jurídicas dedicadas a la producción, la distribución o la comercialización de productos culturales incorporados a cualquier tipo de soporte, y también las dedicadas a la producción, la distribución o la comercialización de espectáculos en vivo. Se incluyen dentro de este concepto las personas físicas que ejercen una actividad económica de creación artística o cultural”.

Esto ya tiene una enjundia bien diferente. Según este texto propuesto, los artistas pasan a ser considerados “empresas culturales”, incluso a título individual, por lo que se deduce con claridad que sólo recibirán financiación pública aquellæs creadoræs que sean capaces de producir obras comercializables. Días después de la publicitación del Anteproyecto de Ley, el conseller Mascarell manifestaba en la radio: “Queremos acabar con la subvención e impulsar la inversión”, en una clara alusión a que las subvenciones las entiende como “a fondo perdido” y las inversiones como formas de productividad económica.

Ciertamente el debate entre la inversión y la subvención viene de lejos y no es baladí. Ambos términos reflejan, dependiendo de su interpretación, caballos de batalla sobre cómo comprender la relación entre lo público y la cultura. Es en la interpretación de esta terminología en donde podremos averiguar los “lodos ideológicos”. La subvención viene tradicionalmente definida entre dos acepciones distintas: la francesa y la norteamericana. La primera señala una voluntad del estado en garantizar las prácticas culturales en el marco de una cierta noción de cobertura social derivada de las políticas keynesianas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, también reproduce el interés “nacional” en proporcionar los medios para el mantenimiento de la expresión de las herencias culturales. La segunda, desarrollada principalmente en los Estados Unidos, propone la subvención como una forma de impulsar la producción de iniciativa privada y civil en el ámbito cultural que, dependiendo de la capacidad para alcanzar masa crítica por sí misma, sea capaz de constituirse como polo de conectividad ciudadana.

Las dos acepciones han recorrido tradicionalmente los debates culturales en Catalunya, al hilo del recurrente papel de la sociedad civil esgrimido por convergentes y socialistas. Papel, desde luego, inexistente en la práctica, puesto que, en el periodo que ha transcurrido de democracia, pocas han sido las concreciones realizadas por el famoso sector: escueto papel de las galerías, ausencia de mercado privado, fundaciones y festivales privados mantenidos con exclusivo dinero público, etc.. Las subvenciones han sido interpretadas bajo un paraguas singular: no podían cargarse las subvenciones a esa gente inútil llamados “artistas” porque entonces era difícilmente justificable la enorme cantidad de dinero disponible para las elites culturales catalanas, o sea, la sociedad civil, marca tradicional del país.

Por su parte, la inversión ha sido fomentada en clave de creación de industrias culturales, bueno, de una curiosa interpretación de la industria cultural: empresas que ya funcionan bien gracias a los contratos públicos que reciben; películas, obras de teatro y danza, que tienen ya asegurada su participación en los programas de las instituciones públicas. Así que, en realidad, son industrias culturales parapúblicas, no tanto por la propiedad sino por la condición de su existencia.

Pues bien, ahora, llegada la crisis, su crisis, plantean un cambio radical de “paradigma”. Podríamos, con relativa facilidad, sostener que se trata del fin del modelo francés y un cierto triunfo del norteamericano, pero nos quedaríamos a medias. La ausencia de dinero en la caja pública evidentemente supone la adopción de discursos justificadores de nuevos criterios de distribución de recursos, en los que naturalmente, todos sabemos quienes saldrán malparados y quienes beneficiados: la “subvención” pasa simplemente a asociarse a los “vestigios” de una práctica artística gremial, incapaz de conectarse con la ciudadanía, obsoleta en sus criterios funcionales: a la “inversión” se le concede el beneficio del “beneficio”: la capacidad para explorar los terrenos de lo auténticamente moderno, de lo que está al día, de las conexiones con las nuevas industrias creativas y tecnológicas, repletas de público entusiasta. La inversión (industria cultural) pasa a denominarse I+D en detrimento de la subvención (arte), subvirtiendo profundamente el papel de ese mismo I+D propio de la creación contemporánea y de su capacidad, ahora injustamente ninguneada, para definir imaginarios colectivos, que a la postre, son lo que usan las elites para ponerse medallas y generar marcas. En esa dirección es necesario interpretar las palabras de Ferràn Mascarell en una reunión sostenida recientemente con algunos representantes de entidades culturales catalanas, preocupados ante el nuevo giro. Dijo: “Sois conservadores. Impedís el crecimiento y la transformación del sistema cultural”. Ahora veremos la importancia de esa óptica en el relato sobre la “modernización” y “liberalización” del discurso cultural.

La paulatina desvinculación de la clase política catalana respecto al arte contemporáneo viene de lejos, en concreto desde que el arte dejó de ser un acto de resistencia social frente a la dictadura, desde que la pintura de los ochenta se hundió en el mercado a mediados de los noventa y reventó el papel de las instituciones en los mecanismos de creación de opinión -cuyo mejor espejo es la práctica desaparición de la crítica-, y desde que fue domesticado a través de instituciones como el MACBA, que representó el sueño de un poder político, una sociedad civil y una clase artística en plena comunión. No descubrimos nada diciendo esto. Tampoco es nuevo el ver como se aprovecha la crisis para aplicar la puntilla a ese proceso. Pero lo que sí que ha estado oculto y bien disimulado mediante agudos números de ventriloquía es el simple pero monumental proceso de neoliberalismo emprendido durante las dos últimas décadas en Catalunya.

Es esto lo verdaderamente sorprendente y de lo que, en el fondo, trato de ocuparme aquí. Sé que esto es importante, por un detalle: el desmedido afán del conseller Mascarell en rechazar cualquier acusación de ser neoliberal. Es fácilmente detectable en la mayoría de entrevistas que ha concedido y en muchas de sus últimas intervenciones. Se nota que se calienta cuando alguien le llama “neoliberal”. Hasta cierto punto es lógico, cuando se ha formado en las filas del socialismo de l’Eixample, bebiendo durante décadas de sus quimeras republicanas y afrancesadas, todas ellas finiquitadas de un plumazo en la realidad ultraliberal y sangrante del Forum de las Culturas 2004, evento del que Mascarell fue “alma mater”. Y también es lógico, por supuesto, porque el neoliberalismo es el marco, el relato, en el que hay que interpretar lo que está pasando: hace años que las políticas culturales catalanes son neoliberales, y de lo que hay que pedir cuentas no es tanto de que así haya sido (al fin y al cabo, el problema es de quien no haya querido verlo) sino de por qué y cómo han engañado vistiendo la piel del cordero de una cultura al servicio del bienestar, de la ciudadanía y del consenso.

Creo que esta larga prestidigitación encaminada a ocultar agendas neoliberales, y que ahora se han desatado abiertamente, pueden ser explicadas bajo algunos focos. Uno es que el proporciona cierta luz sobre la idea de libertad asociada a la cultura. Otro ilumina la confusión entre modernidad y modernización. Un tercero alumbra el tema de la subjetivación administrativa, y un último foco rastrea la impotencia.

¿Qué tiene que ver la relación entre libertad y cultura en el proceso de neoliberalismo cultural catalán? Durante el Franquismo, la cultura sufrió un doble uso, pero con una misma funcionalidad: por un lado, las elites del régimen esgrimieron una visión relativamente integracionista de la cultura como vía alternativa a la política. Por otro lado, la cultura fue blandida como el estandarte de la resistencia: gracias a ella, se pudo mantener viva la llama de la libertad y el sueño de recuperar las libertades civiles. Llegada la democracia, se produjo una curiosa simbiosis: la cultura representaba una suerte de lugar de encuentro, no tanto político, pero sí de ciudadanía. El problema es precisamente este: que las artes representan la libertad, pero nunca nadie se ha preguntado sobre la función de esas artes en el marco de un sistema de libertades. La garantía institucional ofrecida a principios de los años 80 en España y en Catalunya, en el sentido de dar cobertura para que el arte se produzca “en libertad” ha venido acompañada de un rechazo a pensar en la función que tienen las prácticas culturales en una democracia. Ha sido una política garantista, no socialmente discursiva. Ello ha creado un monstruo, cuya figura analicé en otro sitio, y que no es otro que la implementación de la política cultural como sustituto de la cultura: la derivación del necesario conflicto que genera la práctica cultural hacia el consenso impuesto que determina la política cultural. En esa derivación tortuosa se fue escondiendo un recorrido neoliberal que garantizaba la despolitización de las prácticas artísticas, culturales y sociales.

Tal y cómo demostró Foucault(1), el liberalismo no garantiza la libertad sino que la acota para que se pueda producir. Lo relevante no es analizar si esos mitos, la libertad o la cultura, son verdad o mentira, sino explorar la construcción del relato de “veridicción” de los mismos. Y ese relato ha estado transcurriendo bajo las aguas equívocas de la política cultural catalana de estas últimas décadas.

Segunda cuestión: ¿qué confusión se ha producido entre modernidad y modernización en las clases dirigentes culturales catalanas y cómo ha influido ello en los programas ocultos neoliberales? La confusión nace de querer pensar lo posmoderno en un país que nunca fue posindustrial. Los debates que se produjeron sobre la cuestión a partir de mediados de los años 80 impusieron premisas completamente falsas. Por un lado, las referencias de la derecha nacionalista eran noucentistas: las de la izquierda derivadas de unas ciencias sociales estructuralistas. Todos hablaron de modernidad, espejando debates foráneos en un espectro cada vez más global y además urgido a escapar de los grilletes de rancias lecturas españolistas; pero no hablaban de modernidad, hablaban de modernización: de cómo alcanzar los estándares de producción, de cómo adecuar estructuras obsoletas, de cómo recabar inversiones. Se estiraba más el cerebro que las ideas. Ello conllevó la pronta asunción de la cultura en términos de marca, de logo productivo, de modernización, pero nadie emprendió la, sí, árdua y penosa tarea de pensar que la modernidad es un conjunto complejo de tensiones y contradicciones que en su misma vivencia la hace productiva socialmente. En este marco conceptual cabe la acusación realizada por Mascarell, antes señalada, a los sectores que impiden la “modernización”. Porque nuestra economía se hizo financiera y no productiva se llegó a la conclusión de que también la cultura debía responder a los mismos criterios, y más cuando el producto interior bruto depende tanto del turismo y de la marca identitaria y cultural asociado a él.

En pocas palabras, la política cultural en Catalunya pasó a depender de la información, no de las prácticas que constituyen la cultura. La información es la tecnología privilegiada del neoliberalismo, ha señalado David Harvey(2). Resulta mucho más útil para la actividad especulativa y para la maximación a corto plazo del número de contratos celebrados en el mercado institucional que para la mejora de la producción. Como Harvey también señaló, resulta interesante el hecho de que las áreas de producción que más crecen en las políticas neoliberales son las industrias culturales (películas, videos, videjuegos, música, publicidad y espectáculos artísticos), que utilizan la tecnología de la información como base para la innovación y la comercialización de sus productos, así como para el sustento de la marca de “modernización” más allá del debate sobre lo moderno. La expectación que suscitan estos nuevos sectores desvía la atención sobre la ausencia de inversión en el tejido de base de la producción cultural, que a menudo es el auténtico vivero de la exploración de las realidades sociales y que constituyen fundamentales herramientas de construcción crítica de imaginarios.

Tercera cuestión: la subjetivación. El esfuerzo realizado por muchæs representantes tanto del arte como de la política cultural oficiales en sancionar la “representatividad” de las prácticas creativas es profundo y de calado. Por un lado, la progresiva “museización” del tejido artístico público ha conllevado una paralela sanción sobre los que “son capaces”, los “buenos artistas” y los que no, en el marco de programas categorizados de“nivel internacional”. La ausencia de inversión y apoyo a plataformas más locales, pequeñas y autónomas ha supuesto la aceptación implícita por parte de muchæs creadoræs, y claro está, de casi todoæs læs gestoræs, del restringido marco institucional para desplegar sus investigaciones y sus fuentes de financiación. Esto, junto a la asunción plena de los procedimientos administrativos impuestos por las instituciones públicas, ha dado como resultado una nefasta identificación entre ciertas formas creativas y ciertos modos de gestión, cuyas conclusiones últimas son: a) que læs artistas trabajan para las instituciones y no al revés; y b) el silencio y la autocensura cómplice de gestores e intelectuales. Este proceso, larvado y recreado gracias a la condición falsamente garantista de la administración pública, ha sido inteligentemente aprovechado por los discursos neoliberales para legitimar el hecho de la supresión de toda ayuda a aquellos procesos creativos y pensantes que no sean capaces ni de producir directo valor mercantil ni de insertarse en los circuitos de la industria cultural global. No se trata en último lugar, cuidado, de someter a læs creadores al efecto mercancía, sino de someterlos a una dinámica competitiva, precisamente gracias a los mecanismos administrativos. La apuesta por la internacionalización de Mascarell responde directamente a esto: una mala comprensión del papel del tejido local le lleva a declarar solemnemente una apuesta radical por la internacionalización, administrada competitivamente. No se apuesta por el mercado, sino con la intención de que læs creadoræs comprendan que sólo son mercado.

Por último, el cuarto foco: la impotencia. Esto está conectado directamente con lo que hemos mencionado de una falta de comprensión del tejido creativo. Ya a principios de los años 80, el primer gobierno de Pujol se propuso hacer una exposición de los artistas catalanes más actuales. El primer debate se encontró ya con un “escollo”: “no hay artistas catalanes”. Analizaron la situación y declararon que, en realidad, debido a la condición histórica y social de Catalunya, muchos de sus artistas vivían fuera y que casi siempre había sido así. Tuvieron que ir a Nueva York y París, e inauguraron la muestra con el título “Paris-NYC-Barcelona”. Las elites, cuando piensan en læs artistas, son incapaces de escapar a los iconos mediáticos, a los grandes nombres, a las marcas consagradas, de las que insisto, tanto abusan siempre. Son incapaces de comprender el tejido artístico en otras claves: como motores de investigación, que no siempre acaban con la firma o con un producto; como motores de disensión, articuladores de exploraciones diferentes a las previstas; como formas de expresividad que cultivan la imaginación colectiva, esa facultad para desarrollar miradas sobre las relaciones ocultas de las cosas, lejos de fantasías espectacularizadas. Son incapaces de pensar en la creatividad como “inversiones” a largo plazo, como procesos en perpetua gestación capaces de irse adaptando a realidades cambiantes. Mascarell y los suyos buscan la globalización porque mantienen la impotencia interesada frente a lo que no es un nombre y un apellido, o una marca consolidada, que se puede llevar por el mundo acompañando una visita del presidente de la Generalitat. Esa impotencia es una de las venas por las que corre el neoliberalismo.

En el año 1998, Ferràn Mascarell declaraba en una entrevista (3): “El buen debate reside en cómo se hace esa mixtura [entre lo público y lo privado] desde una lectura al máximo participativa, democrática, creativa, ya no en el sentido artístico, sino social de la palabra”. Hoy sabemos que era un suave ejercicio de ilusionismo que escondía una clara voluntad de encontrar el momento oportuno para desvelar su verdad. Ha llegado ese día. Al menos, ahora, ya sabemos a qué atenernos.

(1) Michel Foucault, Nacimiento de la biopolítica, Akal, Madrid, 2009
(2) David Harvey, Breve historia del neoliberalismo, Akal, Madrid, 2007 (2005)
(3) Jorge Ribalta (ed), Servicio Público. Conversaciones sobre financiación pública y arte contemporáneo, Ediciones Universidad de Salamanca y Unión de Asociaciones de Artistas Visuales, Barcelona, 1998, p. 109

Esta entrada fue publicada en Helarte como política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Neoliberalismo y cultura en Catalunya

  1. Rocío M. dijo:

    GRACIAS por esta fantástica reflexión, Jorge.

  2. jeza dijo:

    Maravilloso análisis…

  3. Pingback: Txalo Toloza-Fernández » Neoliberalismo y cultura en Catalunya de Jorge Luis Marzo

  4. Jorge, bravo!!! ha enfocado y problematizado nitidamente el tema. En el texto cita una entrevista a Ferràn Mascarell, quiero recordar que en ese libro también hay una entrevista suya (p. 40-43) muy interesante que sirve a Marcelo Expósito (p. 330) para yustaponer las dos propuestas: la suya y la del actual Conseller. Recomiendo su lectura a tod@s para entender mejor el “ahora ya sabemos a qué atenernos”. El tiempo pone las cosas en su sitio y hay que tener claro que los socialistas y socialdemócratas de hoy en dia (y de ayer) no han sido inmunes al virus neoliberal.

    • soymenos dijo:

      Hola Roser, gràcies pel teu feedback. No me’n recordava de lo del Marcelo. Ho acabo de mirar i val la pena de veure la forma en que ell enfoca la importància dels relats a l’hora d’interpretar determinades idees, aparentment semblants. Salut, Jorge

  5. Pingback: La caixa dels trons « Variacions

  6. tonigonzalez dijo:

    Qué borrachera de ideas y conceptos inspiradores. Puedo no estar de acuerdo en algunas cosas que dices pero te agradezco tu generosidad para hacerme pensar (a fondo).

  7. Modera modera … pero si alguien no deja que uno compare el “neo-liberali$$mo” con lo que ha sido SIEMPRE el capitali$$mo , a saber : FA$CI$$MO en estado puro (mas o menos larvado segun las circonstancias economicas : cuando hay bonanza : pues todos tan guapos, como en la tele uy que bien ! … Y, cuando llega la crisis fuerte …hale, un buen golpete de estado, y… Heil Dolar !! ) , si esto se censura, entonces es que hay mala conciencia !! …
    LEED tod@s a MARCUSE & a Erich FROMMM , qua tan bien describieron el “SOFT (pink) FASCISM” !!! ….

  8. gnomoxultratom dijo:

    gnomoxultratom dijo:

    – Mira, sobre el neo-liberali$$mo la cosa esta muy clara , por una vez esto es bastante simple (incluso diafano ?) :
    1°)- Es la nueva forma de llamar al CAPITALI$$MO por otro nombre , sin nombrarlo ;
    2°)- Y el capilali$$mo , es nazi$$mo : en tiempos de crisis ya hemos visto & ya veremos como la “cosa” ( entender el capitali$$mo) se pone “marchosa” y DESEMBOCA INFALLIBLEMENTE EN EL FASCISMO !!! And that’s all folks ! …

    gnomoxultratom dijo:
    (Tu comentario está pendiente de moderación.)

    – “Modera” modera … pero si alguien no deja que uno compare el “neo-liberali$$mo” con lo que ha sido SIEMPRE el capitali$$mo , a saber : FA$CI$$MO en estado puro (mas o menos larvado segun las circonstancias economicas : cuando hay bonanza : pues todos tan guapos, como en la tele uy que bien ! … Y, cuando llega la crisis fuerte …hale, un buen golpete de estado, y… Heil Dolar !! ) , si esto se censura, entonces es que hay mala conciencia !

    LEED tod@s a MARCUSE & a Erich FROMMM , que tan bien describieron el “SOFT (pink) FASCISM” !! …

    En fin , ya veremos como se ponen las cosas cuando haya realmente escasez de materias primas …( o mejor no verlo !)

  9. Carlos Gil dijo:

    EStupendo, es un análisis promenorizado y una ducha de conceptos para irnos aclarando. Me apunto a la slínea smaestras de este esplémido y lúcido discurso. Bravo. Gracias

  10. Buenas Jorge, preciso y necesario análisis, gracias por el esfuerzo y la pasión😉

    A colación de las mil cosas que comentas, me gustaría destacar un par, por si hay entente para darle vueltas contigo y con quien se quiera sumar. Intentaré ir al grano, que siempre cuesta. Harvey también comenta que en las llamadas ‘ciudades creativas’ la extracción de renta económica por parte de algunos sectores se alimenta en gran medida de la producción social (no sólo de las industrias culturales). Es decir, de la capacidad cooperativa y productiva de la sociedad en su conjunto. Es esa ‘fábrica social’ sin muros ni capataces la que genera la riqueza cultural de entornos metropolitanos que toman la cultura como recurso político y económico (Barcelona, como sabemos, es un caso paradigmático de este proceso). Dicho en plata, Harvey denuncia que en plena ‘economía del conocimiento’, el recurso generado por todos y todas se capitaliza y rentabiliza por sectores y élites muy concretas que tienen la capacidad (el poder) para producir normativas. Es con esos protocolos bajo los que que se controlan los flujos de actividad, información y conocimiento generados por el cuerpo social. Todo esto, Harvey lo describe bien en su texto ‘The Art of rent’. Esto me lleva a pensar que no son tanto las industrias culturales (grandes sellos) o las industrias creativas (freelances y autónomos de la cultura, trabajadores creativos formales o informales) sino el conjunto de la sociedad la que genera el recurso básico del capitalismo cognitivo. Entre todos creamos los recursos (creatividad, conocimiento, innovación) pero sólo unos cuantos extraen beneficios. Esto lo señalo por dos motivos:

    1) no creo que estemos bajo políticas neoliberales propiamente dichas, hay procesos de gobernanza mucho más sofisticados que, a veces apelan al mercado, a veces apelan a lo social e intentan crear una ingeniería social desde arriba que sea percibida como consenso. Si bien parte de la base y de los recursos que activa se dotan de un ‘estilo discursivo’ neoliberal, el conjunto de acciones y el proceso de implementación de sus políticas no coincide -bajo mi punto de vista- con un dogma neoliberal tan radical como el que describes. Sólo hay que visitar el discurso y las acciones de los padres y madres del neoliberalismo para ver que estamos en un nuevo escalón. Aquí hay un debate si quieres conceptual, pero sobretodo estratégico a la hora de poder analizar con bisturí el discurso actual de la consellería y, sobretodo, crear un escenario político nuevo.

    2) La reivindicación debería apuntar a la sociedad en su conjunto, sobre la capacidad productiva de todo el cuerpo social que, si bien es explotada, no cuenta siquiera con las condiciones materiales para poder vivir con libertad (una realidad cruda que vivimos en el día a día de los desalojos de hipotecados, por poner un ejemplo meridianamente claro). Hay quien bajo este panorama expresa la necesidad de reivindicar nuevos derechos sociales, derechos tan claros y cuya viabilidad ha sido científicamente probada como la renta básica universal. En este panorama la “ausencia de inversión en el tejido de base de la producción cultural” excede el sector cultural como tal y se extiende al conjunto de la ciudadanía. El tejido creativo hoy no es sólo el sector cultural. La reivindicación, por tanto, va más allá de los agentes que conforman dicho sector. Otro debate que creo puede ser interesante para diseñar una agenda de acción conjunta.

    Abrazos y seguimos!
    Rubén

    • soymenos dijo:

      Gracias Rubén, y por extensión a todæs læs que habéis comentado algo a este post. Me parecen muy sugerentes y pertinentes las cosas que comentas. Primero, porque las planteas dentro del campo abierto por la biopolítica, lo que me parece a todas luces acertado. Cuando dices que “no son tanto las industrias culturales o las industrias creativas sino el conjunto de la sociedad la que genera el recurso básico del capitalismo cognitivo, que a su vez es apropiado por las elites”, o “no creo que estemos bajo políticas neoliberales propiamente dichas, hay procesos de gobernanza mucho más sofisticados”, no puedo estar más de acuerdo. Creo que estiras lo que yo planteaba en el texto un poco más allá. No creas que no era consciente de esta posible “extensión”, pero en aras a centrar el fondo de los discursos neoliberales en la cultura catalana, me pareció prudente no dar ese paso, en especial, porque hay mucha gente que no considera en absoluto que exista esa genealogía neoliberal, que, en mi opinión, ya se rastrea desde principios del XIX. Pero, como te digo, ni quería irme tan atrás ni plantear nuevos escenarios. He preferido quedarme en el escenario central, que no por conocido es analizado ni reconocido.

      Respecto a tu comentario sobre que “el tejido creativo hoy no es sólo el sector cultural”, cierto, pero me interesaba -y me interesa, porque estoy metido en esta investigación- rastrear el papel de las artes visuales tanto en ese proceso de desposesión, que, por un lado, ha dado pie a extender la comprensión de otros fenómenos culturales (las prácticas sociales sin objetivos “artísticos” de visualización y definición), como a la apropiación por parte del mercado industrial de conceptos de interdisciplinariedad, que siendo muy a menudo propios de ciertas prácticas artísticas, ahora se presentan divorciadas de las mismas, dentro del mismo proyecto de desposesión de las artes. Sin duda, como comentas, un debate de gran enjundia y que afecta a no pocæs personas dedicadas a la cultura, dicho “cultura” así en general.

      Un abrazo, Jorge

  11. Te agradezco mucho el análisis y la visión crítica, incluso la mala leche, que empieza a ser muy necesaria….Un abrazo

  12. Por cierto que si alguien tiene las mas minima duda sobre porque escribo FASCI$$MO , que lo plantee : es que para mi el capitali$$mo es fasci$$mo LARVADO , cuando las circunstancias lo imponen y la cosa se agria …

    En cuanto a las dos “$$” (en vez de una sola) : porque yo siento la “CONTRAINTE PAR CORPS” (el arresto fisico cotidiano podriamos traducir ) de la sociedad de consumo & de la llamada “mediarquia” ( el reino indiscutido de los mass-media) exactamente como sentiria en mi Cuerpo el arresto o una razzia de las famosas & terribles S.S. o de la Gestapo .
    Esta ahora clara la cosa ? Pues eso espero ; como decia Deleuze : ” La sensation est l’ Asymptôte du Concept , lorsque l’ Abstraction tend vers l’ Infini ” … A meditar .

  13. Interesante el debate Rubén. Quisiera aportar un dato a colación de la cita que haces de Harvey, podéis leer el artículo que citas en castellano, David Hervey “El arte de la renta: la globalización y la mercantilización de la cultura” en David Harvey; Neil Smith Capital financiero, propiedad inmobiliaria y cultura. Barcelona : Bellaterra : Museu d’Art Contemporani de Barcelona (Macba) ; Servei de Publicacions de la Universitat Autònoma de Barcelona, 2005. p. 29-57. No os perdáis la lectura para seguir el debate.

    Saludos

  14. …Estas reflexiones son interesantes, si … Però , renoi , sembla con si os estigueu aixecant d’ un malsomni i que, durant les dos ultimes dècades ( com a minim 20 anys noi@s !!!!) no os haguessiu adonat de la botifarra que ens està ficant el capitali$me (i ja li pogueu anomenar com volgueu : “neo-liberali$$me” etc … jo li dic FASCI$$ME , i en tinc prou ! ) amb aquestes serps verinoses dels “neo-cons” -en francès queda molt bé això de “neo-cons” , perquè vol dir neo-imbècils …- des del final dels 70’s ! Però llegiu a Herbert Marcuse , a Erich Fromm, a George Orwell, a Hakim BEY , i perquè no, al UNABOMBER que és la pera !! … Apa, i feu bondat , que amb la que ens espera quan les matèries primes comencin realment a fer mancança !!! Ah Ah Ah !
    Pobres intel.lectuals “Urbanit@s” :Perquè os pensàaveu que a vosaltres i als vostres valors, no os passaria res !!! ( “De il.lusio també es viu” , oi ?…)

  15. Ricard P.C. dijo:

    Felicitats per l’enfoc global. Potser no haguès segmentat tan “la cultura catalana” -la construcció d’aquesta en contínua revisió, com totes les cultures!– com un ens tan autònom –ja m’agradaria–, ja que en el fons segueix, pateix i defalleix com moltes dels corrents -dins el context que li ha pertocat de cohabitar– de les grans directrius postguerra freda amb les particularitats postfranquistes i de segona guerra mundial. També parles de cultura i no apuntes el concepte “Cultures” -que ja hi és d’alguna manera implícit, però -per mi- sense èmfasi suficient. Evidentment, m’ha agradat el to distès i no ofensiu en el conjunt -irònic i demolidor quan pertocava-. M’il·lusiona quan trenques el tòpic de la manipulació de la cultura, no només per una part sinó pel global dels “aparells polítics de tota mena de sigles polítiques”, que, a més, si bé a la transició volien ocupar un espai per donar estabilitat, han acabat fent de la provisionalitat la permanència infinita i reguladora de tot, amb l’ostracisme consegüent i la manipulació pertinent. També cal apuntar que la feble cultura democràtica -malgrat que el 15M ens ha ensenyat que no tan feble i més asenyada que per arreu– tampoc ha ajudat a una major crítica de qui ho podia fer. Cal apuntar les debilitats -i potencialitats- “homínides” com a base de qualsevol plantejament. No hi ha hagut crítica de la crítica,que vol dir “cultura democràtica” que hauria, com apuntes, d’aprofundir en termes com “la llibertat”, perillós terme i infinit. Molt bo els símils entre L’I+D, la internacionalització, el paradigme maquillat d’imposició….. són termes desgastats avui dia com la democràcia, el consens i altres derivats -no entraré en els neologisme– dels ecosistemes politicament correctes. Sens dubte, per un conjunt de gent -entre els quals m’incloc i que ja he escrit fent-me amics ahahah– van ser les jornades del “canvia tot per, en el fons, no canviar pràcticament res”. Enhorabona per fer relectures donant importància a la proximitat, “a allò local”, als relats des de les perifèries -perdó, noves centralitats-. I és que la feina de proximitat i els teixits de base són, com deia Beuys, algunes de les raons per entendre que és la cultura i el seu sentit, si és que n’ha de tenir de manera apriorística i prefixada.

  16. Pingback: On dimonis són els concursos públics per a les places de direcció de les institucions culturals? | Soymenos

  17. Pingback: On dimonis són els concursos públics per a les places de direcció de les institucions culturals? | associació d'artistes visuals de catalunya

  18. Pingback: Neoliberalismo y cultura en Catalunya-cambio de paradigma at Semolinika Tomic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s