Encuesta sobre arte y libertad entre los intelectuales y artistas

Se cumplen 50 años de la “Encuesta sobre arte y libertad entre los intelectuales y artistas españoles”, realizada por Sergio Vilar entre 1961 y 1962, y que fue publicada en 1964 (Sergio Vilar, Manifiesto sobre arte y libertad. Encuesta entre los intelectuales y artistas españoles, Fontanella, Barcelona, 1964).

Vilar solicitó a más de ochenta personalidades culturales españolas del interior y del exilio, que respondieran a seis preguntas. Entre los encuestados estaban: Vicente Aguilera Cerni, Vicente Aleixandre, José Luis Aranguren, Max Aub, Francisco Ayala, Corpus Barga, Carlos Barral, José Bergamín, Blai Bonet, Antonio Buero Vallejo, José María Castellet, Camilo José Cela, Gabriel Celaya, Victoriano Crémer, Guillermo de Torre, Miguel Delibes, José Ferrater Mora, los Goytisolo, Jorge Guillén, Salvador de Madariaga, Juan Marsé, Manolo Millares, Laura Olmo, Blas de Otero, Joan Perucho, Josep Plà, Emilio Prados, Cesáreo Rodríguez Aguilera, Alfonso Sastre, Ramón J. Sender, Arturo Serrano Plaja, Joan Teixidor, Joan-Josep Tharrats, Jorge Cela Trulock, Román Vallés, Luis Felipe Vivanco y María Zambrano.

Las preguntas fueron las siguientes:

1- El arte, ¿debe basarse únicamente en la libre actitud creadora del artista?
2- ¿Cuál de las siguientes posiciones: liberalismo, “dirigismo”, “orientacionismo” (o háblese de alguna otra si se desea) cree usted que debe prevalecer en el Estado respecto a la creación de arte? ¿Y por qué piensa usted eso?
3- ¿A quién ha de servir el arte? ¿Su misión es estética o social?
4- ¿Cree usted que para el artista es necesaria una libertad personal y política absolutas?
5- ¿Se considera usted integrado en –o aislado de- la sociedad en la que vive? ¿Por qué razones?
6- ¿Merece la sociedad la abnegada y corajuda actitud del artista que muchas veces pone en juego su seguridad personal al levantarse como defensor de los derechos humanos de quienes le circundan?

No me parecen en absoluto preguntas anacrónicas si las hacemos hoy. En realidad, aunque en el año 1961 la situación sociopolítica era muy diferente de la de hoy, una interpretación actualizada de las cuestiones conduce a temas de lo más candente. Si alguien se anima a dar su respuesta, es bienvenidæ.

Esta entrada fue publicada en Imaginación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Encuesta sobre arte y libertad entre los intelectuales y artistas

  1. lucía dijo:

    Hola buenas, voy a intentar responder al cuestionario

    1- El arte, ¿debe basarse únicamente en la libre actitud creadora del artista?
    No creo que sea posible basarse en actitudes libres, pues el artista no es un ser aislado que vive al margen de un contexto o ajeno a él.

    2- ¿Cuál de las siguientes posiciones: liberalismo, “dirigismo”, “orientacionismo” (o háblese de alguna otra si se desea) cree usted que debe prevalecer en el Estado respecto a la creación de arte? ¿Y por qué piensa usted eso?
    El Estado debería promover la investigación, proteger los centros de producción, proteger aquello que genere pensamiento crítico y que pueda ser herramienta de comprensión, creación o que genere discursos distintos a los que se perpetúan y promueven desde los medios de formación de masas, las empresas de publicidad y las corporaciones que insisten en repetir mensajes con el único objetivo de aumentar beneficios con el menor coste posible (y mantener mitos y arquetipos anacrónicos por mucha pantomima tecnoful con que se intente distraer). Si al individuo y la sociedad se le exige evolución, el Estado y las leyes deberían poder modificarse con más celeridad y sobretodo proteger a las comunidades más vulnerables, en caso contrario su labor y el esfuerzo de muchas personas, podría ser inútil.
    Podría (el Estado), por ejemplo, fomentar el uso del software libre y trabajar con herramientas de código abierto desde las instituciones públicas. En general el documento redactado por la comisión de cultura de la acampada Barcelona, da muchas pistas de sentido común a partir de las cuales trabajar por un nuevo modelo de gestión de los recursos públicos, por una redefinición más social de la política cultural, que no esté orientada solo a la consecución de beneficios económicos, que dote de recursos de manera sostenible, nos libere de la Ley Synde, que liberen los fondos audiovisuales de las corporaciones públicas de radio televisión, etc. En ese sentido sí debería ser más flexible (no sé si liberalismo es la palabra correcta). En mi opinión si no puede actuar a favor de estas peticiones entonces que nos libere de sí, o sea que nos deje organizarnos sin su tutela…

    3- ¿A quién ha de servir el arte? ¿Su misión es estética o social?
    A cualquiera puede servir, aunque no todo, ni de la misma manera. Creo que no se puede no ser estético o no ser social. Pero se es estético y social de maneras distintas y con implicaciones e ideologías distintas. Las misiones, de existir, confío en que no son únicas, o lineales. La exploración, el estudio, el pensamiento, la posibilidad creativa…son procesos complejos, fragmentarios, rizomáticos, esquizoides o virales. *1
    Si hablamos de sus principales funciones, cada cuál dará más importancia a cuestiones de orden estético, tecnológico, filosófico, pedagógico o incluso terapéutico (siempre serán sociales, políticas, pero, como digo, todas las cuestiones anteriores estarán presentes en mayor o menor medida). Pienso en un texto que escribió Martí Perán que hablaba de “La identificación de la función del arte con el imperativo de mantener abiertas las heridas y vivo el desarraigo, tiene mucho que ver con el posible Bildung de salida. En esta coyuntura, la experiencia estética ni mantiene su supuesta naturaleza desinteresada ni, mucho menos, contribuye a la mejoría y al progreso. Por el contrario, el esfuerzo estético se identifica con la ruidosa construcción de salidas de emergencia frente al insultante optimismo que acompaña a la cultura de la promesa…”
    Me gusta pensar en el reality hacking como estrategia de agitación, que no se sitúa en la denuncia utopista o en la confrontación, si no como método para pensar el entorno y actuar sobre las relaciones semióticas y fácticas en las que se apoya. Estamos viviendo con + o – entusiasmo un proceso colectivo que desde hace años no tenía la resonancia que ha venido adquiriendo los últimos meses, removiendo el cinismo que mantiene cierto sector de la sociedad, contribuyendo a intensificar la reflexión sobre muchos asuntos. Profesionales del ámbito del arte y la cultura se posicionan política y socialmente con sus acciones, con su actitud, constantemente, en este blog de investigación sobre arte y cultura se puede encontrar más de un documento de marcado carácter social.
    Me gustaría conocer las respuestas que dieron en aquel momento Vicente Alexandre, o Max Aub, los Goytisolo o Josep Pla, estaría bien hacer las preguntas a otro grupo en el que respondiesen, por ejemplo Pedro G. Romero, Esther Ferrer, Juan Hidalgo, Carmen Calvo, Juan Ugalde, Dionisio Cañas, Toni Serra, Francisco López, Iñaki Garmendia o Jon Mikel Euba …insisto en el “por ejemplo”, pues también sería interesante hacer la encuesta a otro grupo de personas distinto o quizá no tan conocido pero no menos interesante dentro del ámbito del arte.

    4- ¿Cree usted que para el artista es necesaria una libertad personal y política absolutas?
    Para cualquiera, sería estupendo poder crear y vivir en libertad…y si no que se lo pregunten a los presos políticos…o artistas activistas.

    5- ¿Se considera usted integrado en –o aislado de- la sociedad en la que vive? ¿Por qué razones?
    Esta pregunta me plantea muchas dudas… Más o menos integrada, vivo en una ciudad. El precio de los bienes y los servicios de primera necesidad que utilizo lo deciden personajes que no me gustan, protesto activamente y practico el hábito de participar más o menos de los mecanismos que existen y los que nos inventamos para que se produzcan cambios. Simpatizo con el movimiento ocupa. Soy usuario de la red de bibliotecas. Voy a ver exposiciones y a veces hasta me conmuevo, incluso me he llegado a fascinar con propuestas planteadas en lugares donde no me vigilan. Participio de intercambios de objetos y servicios…Tengo un trabajo por horas de cara al público. Leo los diarios y me enfado. He participado en algunos programas de radio libre. He mostrado mi trabajo en algunos lugares. He dado algún que otro taller a personas procedentes de geografías diversas en locales de barrio. Cada vez que hay fútbol y gana el barça me siento muy poco integrada y antisocial durante varios días (puesto que vivo en las faldas del Montjuic)… Soy licenciada por una universidad pública y me formé en arte en una escuela de arte y superior de diseño, también pública. He tenido muy buenos maestros y sigo formándome tanto como puedo permitirme. He leído a algunos autores, entre ellos a Thoreau y seguramente estoy a bastante distancia de poder vivir desobedeciendo civilmente todo lo que me gustaría. Hago ejercicios para ser más valiente (o abnegada y corajuda * 1).

    6- ¿Merece la sociedad la abnegada y corajuda actitud del artista que muchas veces pone en juego su seguridad personal al levantarse como defensor de los derechos humanos de quienes le circundan?
    La merece y debería contagiarse y hacerla más visible.
    ¿Merece la sociedad convivir en el espacio público con mensajes de armani tamaño edifico o llamamientos a engrosar el cuerpo de mosos en los pasillos del metro? ¿Merece la sociedad que se la trate de ésta manera?

    ¿o de esta otra?
    http://madrid.tomalaplaza.net/2011/08/04/cargas-policias-contra-lxs-indignadxs-frente-al-ministerio-del-interior/
    ¿Merecen las sociedades que los políticos y empresarios aspiren a convertir sus ciudades en “la millor botiga del món?

    ¿y tantas otras cosas?

    Reflexionando acerca de un Estado como el que tenemos, a uno le dan ganas de emanciparse… deberíamos poder librarnos de tanta publicidad, de la monarquía, de tantas cámaras de seguridad, de tanto policía y de esa mentalidad de portero de discoteca con la que uno se encuentra en cada esquina…claro que si tener una buena formación solo está al alcance de pocos, difícilmente se pueden producir cambios de mentalidad…

    A nosotros nos toca repensar maneras de vivir, de convivir, de escribir, de producir…

    Un saludo,
    Lucía
    ________________
    *1__ palabra o conjunto de palabras que podría producir risa o tos.

    * 2__ procedo de una de esas familias tan raras en las que los hijos han tenido que trabajar a jornada completa años antes de la mayoría de edad, una de esas familias en las que solo un tercio de sus miembros hemos tenido la suerte de poder formarnos con la ayuda de becas… creo que con los nuevos planes de estudio la cosa pinta oscura.

  2. Inés B. dijo:

    el estado no tiene nada que ver.Creo que es una región donde se puede ser libre. después, claro es otra cosa si se suprimen algunas obras por herir la sensibilidad de ciertos grupos que se creen por encima de todo.La función del arte es social, sin duda. Y sin duda debe tener “una estética”. El arte no debería ser patrimonio de una clase, sino de toda la humanidad. Que la baronesa Thyssen se pelee con su hijo por la millonada que cuestan esos hermosos cuadros, también es otra cosa que no tiene nada que ver con el arte.

  3. Inés B. dijo:

    ¿Qué significa éso? Tiene algo que ver con el aarte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s