La era de la degradación del arte y de la política cultural en Cataluña

La era de la degradación del arte y de la política cultural en Cataluña (descargar pdf completo, 49 páginas). Traducción del original catalán: Àlex José Recoder. Agradezco el impulso dado a esta traducción por parte de Semolinika Tomic, de l’Antic Teatre de Barcelona.

Introducción

Alguna cosa grave está pasando en el contexto del arte contemporáneo local. Hace tiempo que los creadores sufrimos su degradación. Desde diversos ámbitos, y especialmente por parte de aquellos responsables de la gestión de los recursos públicos, o no se actúa o cuando se hace es para empeorar las cosas, y a menudo sin esconder un claro menosprecio hacia los damnificados. Y no se trata de dinero, o no principalmente. Aquí no hablamos de las consecuencias de la crisis económica o de los recortes en cultura (cerca de un 40% real en los dos últimos años), aunque para muchos esta situación pueda ser ahora la coartada perfecta para hacer lo que siempre han querido hacer.

Sin embargo, los movimientos que estamos presenciando en los últimos meses han tomado una nueva dimensión. Son de un tamaño descomunal, y tienen una voluntad totalizadora y definitiva. Es paradigmático que las transformaciones jurídicas y legislativas que se están llevando a cabo en ámbitos como la educación, la sanidad, los programas sociales, etc., vengan justificadas “coyunturalmente” –la crisis –a la espera de poder volver a la “normalidad” cuando vuelva la tranquilidad financiera (cosa que poca gente se cree). En cambio, los giros de orientación radicales que se proponen en la cultura (y especialmente en el arte contemporáneo) vienen acompañados de un discurso definidor de las que deben de ser, a partir de ahora y en el futuro, las nuevas reglas del juego. O sea: no hay marcha atrás.

Encima de la mesa de juego se ha puesto el MNAC, el MACBA –también la boda de su Fundación con la de la Caixa -, la Virreina, la Capella, el CCCB, el Santa Mónica, el Canòdrom, Fabra i Coats… todo el tejido público del arte contemporáneo de la ciudad. Tal y como nos vienen repitiendo con insistencia, la obsesión de los actuales responsables de políticas culturales es la “ordenación” y la “racionalización” de todo el mapa artístico local. Han cogido la escuadra y el cartabón para diseñarnos un entorno donde todo encaje en un harmónico recorrido trazado desde arriba. El conseller Mascarell se refirió en el año 2011 a la necesidad de aplicar “jardinería científica cultural” a la política artística. Un jardín de apariencia perfecta con matojos recortados pulcramente, ninguna brizna de hierba fuera de lugar –cualquier elemento extraño o inoportuno debe ser arrancado -, juegos de perspectivas ópticas o jerárquicas bien definidas, mientras se nos guía por caminos que deberán orbitar alrededor de un único y majestuoso centro: el MACBA.

Pero es evidente que así no surge ni la cultura en general ni el arte en particular. La mirada de esta reestructuración no está puesta en potenciar el tejido creativo ni en facilitar que crezca algo inesperado, sino en un consumo cultural dirigido al consenso y entendido como entretenimiento de turistas o paseo familiar de fin de semana. En el terreno profesional, la carga de responsabilidad se ha hecho recaer en un par de “informes”, uno del Consell de Cultura del Ayuntamiento y otro del propio MACBA. Ningún debate que incorporase a los creadores y los diferentes agentes del sector artístico –de los que en realidad se desconfía profundamente cuando no se les desprecia -, y ninguna reflexión de fondo que implicase una verdadera revisión crítica de nuestro pasado, de las responsabilidades que se derivan del actual estado de las cosas, o que buscase una prospección de futuro.

El objetivo de este artículo es abrir públicamente este debate. Y para hacerlo, nos iría bien introducir el análisis de algunas de las causas que nos han llevado a donde estamos.

Descargar pdf completo.

Indice

1- Introducción
2- De la idea de cultura que deriva de la transición
Conflicto y cultura
El fracaso social del motor cultural
El mito de la sociedad civil
3- Del imaginario noucentista de la burguesía catalana
Ciudad y cultura
El Noucentisme: ¿de qué estética estamos hablando?
El recelo hacia el arte contemporáneo
4- Del paradigma neoliberal de la competencia
Subvención versus inversión
Arte e industria cultural (o por qué el diseño ganó la partida al arte)
Arte e investigación (o el secuestro del I+D)
La relación MACBA-la Caixa como paradigma de futuros conflictos
5- Hegemonía del populismo cultural
El arte en la Institución Cultura
Todo al museo
“La cultura de hacer cultura”: Política cultural versus cultura
El secuestro administrativo
Hiperinflación versus realidad: Barcelona y el circuito de arte contemporáneo
Arte y medios
Crítica del público
6- De la necesaria autocrítica del sector artístico
7- Una respuesta: Declaración de la Comisión de Cultura de la AcampadaBCN-15M de la Plaza Cataluña de Barcelona (19 de julio de 2011)

P1020377

Esta entrada fue publicada en Helarte como política, Imágenes que ciegan y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La era de la degradación del arte y de la política cultural en Cataluña

  1. Pingback: aquí el libro en Español -La era de la degradación del arte y de la política cultural en Cataluña, Jorge Luiz Marzo at Antic Teatre – Espai de Creació

  2. acnurEduard Castellet dijo:

    La \”jardineria científica cultural\” del Mascarell és tan sorprenent com absurda i anticuada. Amb la proposta de la \”constel.lació\” es va retratar com el que és: un gran funcionari, Probablement és el funcionari per excel.lència i dóna la casualitat que ha volgut desenvolupar la seva passió en el món de la cultura, però no és un home del món de la cultura, de la creació, es nota que no l\’entén.La proposta em va fer pensar en el Segle XIX o fins i tot en polítiques culturals més pròpies de les dictadures soviètiques (i no estic dient que sigui un dictador, simplement que té aquesta mentalitat d\’Estat antiquat).

    Si hi ha una cosa de l\’art i de la creació que els fan grans (una de tantes però que és de les que més em frapena mi), és la capacitat que té de transformar i obrir la nostra ment i així poder projectar-la en el nostre entorn i progressar com a individus i com a col.lectiu. El projecte \”unitari\” i tancat del Mascarell (i segur que ho fa amb tota la bona intenció) només diu: \”la cultura és important, posem-li una medalla ben grossa\”, però ni l\’ajuda, ni la promou, ni el que és més important, no la deixa fluir.

  3. Pingback: L’era de la degradació de l’art i de la política cultural a Catalunya | soymenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s