Manifiesto en apoyo a Eugenio Merino

Manifiesto en apoyo a Eugenio Merino y a favor de la libertad de expresión

En los últimos meses, tanto la sociedad española como la comunidad artística internacional asisten atónitas al proceso judicial que la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) ha iniciado contra el artista Eugenio Merino. Dicha Fundación, entre cuyos objetivos se encuentra “difundir el conocimiento de la figura de Francisco Franco en sus dimensiones humana, política y militar, así como de los logros y realizaciones llevadas a cabo por su Régimen”, reclama 18.000 euros de indemnización por daños al honor del dictador al tiempo que tacha el trabajo de Merino de “bodrio artístico”.

La FNFF calificó la obra de Merino Always Franco expuesta en la pasada edición de ARCO, como una “ofensa, que caricaturiza al anterior Jefe del estado y que constituye una provocación en toda regla”. Este proceso nos sugiere una doble lectura: por una parte, resulta llamativo que la Fundación que guarda el “legado” de un dictador —que persiguió con dureza el ejercicio de las libertades y a quien pueden atribuirse las penurias vividas por cientos de miles de exiliados y represaliados— pretenda poner obstáculos a la libertad de expresión que salvaguarda la legislación, máxime cuando la propia existencia de esta organización, su sistemática apología del nefasto legado fascista y las ayudas públicas con que financia sus actividades no dejan de resultar sonrojantes en una sociedad que se dice defensora de las libertades.

En segundo lugar, parece impropio de una Fundación de estas características erigirse en juez de una manifestación artística cuando la única aportación estética del Régimen que reivindican fue la destrucción de toda cultura crítica al grito de “muera la intelectualidad traidora”. Da la impresión de que estos tristes acontecimientos sólo pueden suceder en un país como España, incapaz de evaluar con distancia las funestas consecuencias de la dictadura militar que controló el país durante 40 años. Resulta difícil imaginar una fundación Adolf Hitler que persiguiese en Alemania la obra de Gerhard Richter o Maurizzio Cattelan por criticar el nazismo.

Por ello, los abajo firmantes queremos expresar nuestro más firme apoyo a Eugenio Merino, nuestra voluntad de defender la libertad de expresión —en el campo del arte y en cualquier ámbito de la vida social— ante los embates del totalitarismo, así como nuestro más profundo rechazo a los ataques contra las libertades, orquestados por aquellos que hoy representan los valores más abyectos de la historia reciente de España.

Ante el silencio cómplice de la prensa generalista, empeñada en mantener el silencio amnésico con que la transición coartó cualquier intento de pensar críticamente el pasado franquista, queremos denunciar esta perversa artimaña de los herederos del pensamiento franquista e instamos a la sociedad a defender y expandir las libertades civiles.

27 de enero de 2013.

ARTISTAS ANTIFASCISTAS
www.artistasantifascistas.org

eugenio_merino_franco

Otro aspecto de todo esto es la consideración misma de la imagen: nada pasa si se escribe, pero la imagen “es lo que representa” para estos mequetrefes de la fundación. Están yendo más allá de la simple “veneración” de la figura de Franco: piensan que la talla de la virgen frente a la que rezan es la virgen misma, pero después no saben que por el pecado de “idolatría” caen en la excomunión y que nadie les espera sobre las nubes. Yo creo que los abogados de Eugenio Merino deberían abordar el caso por ahí. Sería tronchante. El artista no parece haber hecho la pieza para convertirla en un “ídolo” americano, o en un “icono” ortodoxo, que mantienen las propiedades de aquello que representan. Que es exactamente el valor que otorga la fundación a su santito.

Esta entrada fue publicada en historias de las imágenes, Imágenes que ciegan, Memorias administradas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Manifiesto en apoyo a Eugenio Merino

  1. La fundación no sólo existe sino que también ha recibido ayudas económicas públicas. Es uno más de los esperpentos de la transición política española y de la actualidad del fascismo. Evidentemente habría que exigir su desaparición. Sin embargo, dependiendo cómo sea el juez ante el que se vea el caso puede pasar cualquier cosa, por lo que es importante tener una buena defensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s