Cuando deshacer las lógicas del poder no es posible en el Museo

Fuente: No tocar, por favor.

unnamed

Tal y como a lo largo del día han ido comunicando los medios y algunas redes sociales, la exposición La bestia y el soberano, que tenía que tener lugar en el MACBA, ha sido cancelada hoy mismo, día de su inauguración.

La Bèstia i El Sobrià_ LA Bestia y el Soberano_Mail de cancelación

La muestra ha sido comisariada por Hans D. Christ, Iris Dressler, Paul B. Preciado y Valentín Roma (estos dos últimos pertenecen al equipo del museo); y coproducida con el Württembergischer Kunstverein (WKV) Stuttgart. Exploraba cómo las prácticas artísticas contemporáneas cuestionan y deshacen la definición occidental y metafísica de la soberanía política: el modo en que éstas proponen maneras de entender la libertad y la emancipación que exceden el marco de la autonomía individual, así como la forma moderna del Estado-nación.

La exposición tomaba el título del último seminario impartido por Jacques Derrida en 2002-2003, dedicado a analizar los límites de la soberanía política en la tradición metafísica. La bestia y el soberano encarnan, para el filósofo francés, las dos figuras alegóricas de lo político que se han situado históricamente más allá de la ley: la bestia supuestamente desconocedora del derecho y el soberano cuyo poder se define precisamente por su capacidad de suspender el derecho. Esta división ontoteológica produce una serie de oposiciones binarias de género, clase, especie, sexualidad, raza o discapacidad que estructuran relaciones de dominación. Por un lado, la bestia entendida como animalidad, naturaleza, feminidad, el sur, el esclavo, el sitio colonial, el sujeto no blanco, lo anormal. Por otro, el soberano que representa lo humano o incluso lo sobrehumano, Dios, el Estado, la masculinidad, el norte, el sujeto blanco y sexualmente normal. ¿Cómo pensar la soberanía más allá del poder? ¿Cómo producir soberanía cuestionando estas relaciones de dominación?

Sobre esas relaciones de dominación injustas que lleva aparejadas la soberanía popular, definida como primacía de la supuesta voluntad general frente a las minorías, iba a girar la muestra La bestia y el soberano, del 19 de marzo al 30 de agosto en el MACBA, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Las obras que se incluían eran de Efrén Álvarez, Angela Bonadies and Juan José Olavarría, Inés Doujak y John Barker, Juan Downey, Edgar Endress, Oier Etxeberria, León Ferrari, Ghasem Hajizadeh, Julia Montilla, Ocaña, Mary Reid Kelley, Jorge Ribalta, Wu Tsang, Stefanos Tsivopoulos, Viktor & Yelena Vorobyeva y Sergio Zevallos entre otros.

Escribimos este post en pasado porque, según explica Efrén Álvarez en Zero Grados, la muestra ha sido suspendida supuestamente por “un tema de protección de la imagen del rey”. Detrás de esta decisión, se encuentra “el miedo a perder cargos” y apunta directamente a “la gente de la Fundación MACBA y, en general, al tipo de gente que dirige grandes entidades, que piensan que meterse o mencionar al rey no es una tontería”. “No les verás intervenir en ningún otro tema”, matiza Efrén.

La Bèstia i El Sobrià_ La Bestia y el Soberano_Loomshuttles, Warpaths o Líneas de guerra _Ines Doujak and John Barker

Según cuentan La VanguardiaEl Mundo o Ara, el MACBA ha decidido cancelar la exposición por la inclusión de una polémica obra de la artista austríaca Ines Doujak: Haute Couture 4. Transport, que presentó el pasado mes de diciembre en la Bienal de Sao Paolo. En la impactante escultura de papel maché se representa a un pastor alemán penetrando a la líder bolivariana Domitila Barrios de Chúngara y ésta, a su vez, al rey Juan Carlos I, que aparece a cuatro patas escupiendo un ramo de flores sobre una alfombra de cascos nazis de las SS. En la Bienal de Sao Paolo, Doujak ya dijo que la obra «juega con las relaciones de poder y las subvierte».

«Es una imagen muy sensible», admite el director del Macba, Bartomeu Marí, que conoció la existencia de esta pieza este mismo lunes -«algo inaudito», lamenta- y considera que su «contenido no debe vehicularse en el museo». Según Marí la decisión de no exponer la pieza no debe considerarse como una censura: «Es una decisión del propio museo». Sin embargo, los comisarios de la exposición se han negado a quitar la escultura de la exposición.

«En mis 25 años de carrera nunca había visto una cosa similar. No conocía los detalles de la exposición con la antelación con que debería. Es un fallo. Y cancelar la exposición es un hecho absolutamente lamentable y triste», critica Marí, que había defendido la «exposición por considerarla muy pertinente». Pero ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con el propio equipo curatorial de la muestra, ha decidido cancelarla. ¿Y cuál será el próximo paso de Paul B. Preciado y Valentín Roma? «Espero que no presenten su dimisión y podamos seguir trabajando juntos», asegura el director.

Foto de eblavatsky en Instagram

Personalmente, tengo diferentes opiniones respecto a lo ocurrido:
La cancelación de tal exposición es la mejor metáfora (incluso performance) acerca de la soberanía y la bestia. Lo ocurrido hoy es una fehaciente muestra de la estructura institucional del MACBA, y quizás debamos preguntarnos hasta qué punto se pueden deshacer las estructuras de poder (del rey) en el mismo marco de un museo que fue inaugurado en 1995 por la misma realeza.

Me parece adecuada la reflexión de Paul Beatriz Preciado en El Estado Mental: “Si queremos salvar el museo quizás tengamos que, paradójicamente, elegir la ruina pública frente a la rentabilidad privada. Y si no es posible, entonces quizás haya llegado el momento de ocupar colectivamente el museo, vaciarlo de deuda y hacer barricadas de sentido. Apagar las luces para que, sin posibilidad alguna de espectáculo, el museo pueda empezar a funcionar como un parlamento de otra sensibilidad”.

La concentración de hoy mismo delante la puerta principal para exigir un museo democrático es importante, pero espero que no se quede sólo en eso.

Flyer convocatoria concetrnación MACBA_La Bestia y el soberano

Por otra parte, me sorprende que la información publicada en los medios sobre la “polémica escultura” sea del todo errónea en cuanto a título y autores. Tal y como he podido comprobar en los listados de la Bienal de São Paulo, la obra es Loomshuttles, Warpaths o Líneas de guerra (2009-) y no Haute Couture 4. Transporty, mientras que sus autores son Ines Doujak y John Barker en vez de Ines Doujak.

Y para terminar, hará falta seguir el desarrollo de esta situación y, por ende, actualizar esta información.

Esta entrada fue publicada en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Imágenes que ciegan, Memorias administradas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s