Valor! #5. Cómo deshacer la lógica embarradora del censor

-La censura no destapa únicamente los mecanismos coercitivos del poder -antes de que ocurran ya sabemos cómo son- sino que revela las zonas sensibles y ocultas de lo político.

-La censura revela que hay imágenes que se sustraen al abrigo cálido y reparador de lo estético, y que se mantienen como portadoras de vida social: hay personas que consideran intolerables ciertas imágenes. Cómo enfrentar el derecho a la libertad de expresión con la pervivencia de signos que aún están anclados en lo real es el tema de fondo cuando reflexionamos sobre la censura.

-Es precisamente la conciencia de que hay imágenes y actos no fácilmente asimilables al arte, y por lo tanto susceptibles de revelar pulsiones sociales y políticas habitualmente invisibilizadas, lo que impulsa a muchæs artistas a introducirse en proyectos predeterminados a ser censurados, siendo la censura su condición última. Esto es lo que vino a decir Oriol Fontdevila cuando señaló que hay artistas que buscan la censura como pivote en el que gestionar lo político de sus trabajos.

-Rafael Camps planteaba que la censura se encuentra en el mismo centro de la práctica mediadora -por cierto, tan en boga hoy en las estructuras administrativas culturales del Ayuntamiento- en la medida en que, al tratarse de trabajos de “edición” producen efectos similares a la coerción, prohibición y autorización. Desde luego que la edición produce censura, desviación, cooptación y secuestro, pero es una conclusión que implica también desviar la atención de las condiciones políticas de la censura para emplazarlas en la simples mecánicas de la construcción de relatos. No sirve decir que todos censuramos, emplazando la cuestión a una sociología ilustrada del trabajo cultural, y así evitar enfrentarse a uno de los pilares del accionar del arte, que sobrepasa en mucho la acción de los mediadores. Que los mediadores censuran, es cierto, pero ese es un problema del censor no de la producción artística, aunque ciertamente haya autocensura. No obstante, es en la mediación en dónde la censura se impone. El mejor ejemplo fue expuesto por Laura (colectivo Leland Palmer) en la mesa: ¿no son los procedimientos de concursos, becas, subvenciones, etc., las primeras guillotinas censoras del proceso productivo? ¿No marcan indeleblemente desde el inicio cuando, cómo y qué se puede decir y producir?

Valentín Roma expuso claro el problema práctico: es la articulación privatizada de las estructuras públicas (museos, patronatos, etc.) la que favorece que los debates sobre actos de censura sean secuestrados, ninguneados y transformados en meras noticias escandalosas. ¿Cómo articular procedimientos civiles para defenderse de estos trucos de prestidigitación? ¿qué modos de actuar debemos articular para responder inmediatamente a estas censuras? También se planteó desde la sala: ¿se deberían impulsar criterios políticos claros para contestar los actos de censura, más allá de las inútiles sugerencias sobre las buenas prácticas? ¿Debe el Ayuntamiento crear un protocolo diáfano que pueda deshacer la lógica emborronadora/embarradora del censor? Pero, al mismo tiempo, ¿no es la estructura pública la principal promotora y asistente de la censura?

-Si articularmos mecanismos públicos para defender los derechos de libre expresión, ¿deben fijarse para el arte criterios diferentes de los que existen en el resto de la jurisprudencia? Si las leyes protegen el derecho al honor, a la intimidad, a la propiedad… ¿puede el arte considerarse exento de tales límites? Pero, ¿no es precisamente el arte el medio por el cual podemos revelar la falacia de muchas de esas leyes?

-Suculento debate del ciclo Valor! que quizás necesitara de un par de horas más. Estamos en el ecuador del ciclo, y es ahora cuando esto se empieza a animar.

censura_valor.jpg

Esta entrada fue publicada en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Imágenes que ciegan, Memorias administradas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Valor! #5. Cómo deshacer la lógica embarradora del censor

  1. Pingback: Valor! #10 (Últim debat). Tecnologia i “conveniència” | soymenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s