Graffiti, iconofilia y conservación. Los murales monásticos de la Bucovina rumana

En la Bucovina rumana, cerca de la frontera con Ucrania, hay un espectacular conjunto de iglesias monásticas construidas en los siglos XV y XVI, y cuya fama (Patrimonio Mundial de la UNESCO) les viene dada por las pinturas murales de estilo bizantino tardío y de tema bíblico desplegadas tanto en interiores como en exteriores. En especial, cabe resaltar las de las iglesias de Voroneț, Humor, Arbore, Sucevița y Moldovița.

El estado de conservación de estos murales (sobre todo los exteriores) es dispar: desde la práctica desaparición de las pinturas (en las zonas más bajas) hasta un magnífica preservación, en parte por los trabajos de consolidación realizados. Ahí van dos ejemplos:

IMG_20180809_183202_005.jpgIMG_20180810_124254_654.jpg

Sin embargo, hay un aspecto en las superficies pintadas de estas iglesias que no parece haber despertado mayor interés, tampoco en la comunidad académica, llámese historia del arte o historia en general. De hecho, al preguntar a las restauradoras que trabajan allí sobre la cuestión, su respuesta fue de gran desinterés. Se trata de los graffitis e inscripciones escritos o raspados encima de las pinturas. Hay cientos de estas. Suelen ser nombres acompañados de una fecha, algunos de ellos escritos con gran esmero gráfico. En algunos casos, el nombre remata una frase. También hay dibujos, de animales, de templos, y de otras figuras habitalmente relacionadas con la iglesia. Algunas de las inscripciones se realizaron encima de las figuras de los murales; otras buscan los espacios entre las figuras sin tapar las imágenes.

Es realmente sorprendente observar las fechas referidas: la más antigua que hemos identificado es de 1791. Un gran número son del siglo XIX (las más elaboradas gráficamente) y también hay muchas del siglo XX, especialmente hasta los años 1940. Existen algunos ejemplos posteriores pero no son abundantes, así como es raro observar fechas contemporáneas, seguramente por el mayor control que hay en los recintos. Los idiomas empleados son muy variados: alemán, ruso, rumano, húngaro, latín, polaco, francés…, probablemente reflejo de la historia de la región, marcada por las influencias sajonas, de los habsburgo, rusas, siendo esta parte del continente una tradicional frontera militar entre imperios.

Frente a los graffitis, se hacen pronto evidentes dos cosas: en primer lugar, que fueron sobre todo personas alfabetizadas las que las realizaron y que, en muchos casos, sabían perfectamente en qué parte del conjunto mural las emplazaban, esto es, sabían cerca de qué figura o tema querían insertar su nombre. Este es un aspecto esencial para comprender estas inscripciones. Se trata, en su gran mayoría, de inscripciones que buscan un efecto apotropaico, o sea, que favorezcan la protección divina o ahuyenten la mala fortuna.

Desde luego, este tipo de graffitis no son exclusivos de estas iglesias. Podemos encontrarlos en innumerables ejemplos de la Europa cristiana desde tiempos medievales. Es un acto que persigue emplazar el nombre o un hecho para que sea recordado en el marco de un contexto religioso y gubernativo cuya función principal es fijar la historia y la memoria. Así, además de la firma de viajeros, soldados, comerciantes, estudiantes, peregrinos, feligreses, sacerdotes y benefactores, se ha comprobado también que en los monasterios bucovinos existen numerosos casos de borrado y reescritura de muchos nombres, causados por un aparente guerra de representación, a menudo vinculada a pugnas entre monjes y laicos (ver Arcadie Bodale, 2014. “Câteva observaţii asupra semnificaţiilor magico-religioase ale graffiti-lor din Europa creştina”. Anuarul Muzeului Etnografic al Moldovei 14, pp 245-268).

La idea de rascar o escribir el nombre en las paredes pintadas de una iglesia no parece que fuera interpretada socialmente como un sacrilegio o un acto vandálico, como hoy. Hay que tener presente que, en el contexto de la doctrina de la iglesia ortodoxa -a la que pertenecen estas iglesias rumanas-, las imágenes (en especial, los iconos) son los vehículos para la expresión milagrosa de la divinidad: no sólo se contemplan, como en el caso de la veneración católica-romana, sino que se tocan con fervor. La inserción del graffiti popular (nombres, fechas, hechos…) entre los murales monásticos no tenía otro objetivo que “unirse” palpablemente al discurso de la memoria expresado por las imágenes. En este sentido, lo que vemos hoy en estas pinturas es el tejido de dos relatos cobijados en una forma común de iconofilia: el del relato oficial de la iglesia y de sus benefactores políticos y el del relato popular que busca imprimirse junto al anterior. Es, por consiguiente, dificil de entender porqué razón todo ejercicio de conservación de estos conjuntos iconográficos no contemple la conservación y estudio de los graffitis.

Anuncios
Publicado en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Imágenes que ciegan, Memorias administradas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cómo desaparecer. Soy Cámara

Publicado en Helarte como política, historias de las imágenes, Imágenes que ciegan | Deja un comentario

Lecciones durante las guerras del lenguaje / Lo falso en la Bolonia de 1977

“Lecciones durante las guerras del lenguaje / Bolonia 1977”, por Jorge Luis Marzo. En Campo de relámpagos.

2.jpg

El texto es un adelanto del libro La competencia de lo falso. Una historia del fake que el autor publicará en septiembre de 2018 en la editorial Cátedra (Madrid).

Publicado en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Imágenes que ciegan, Memorias administradas | Deja un comentario

¿Es la imagen una evidencia?

ist das bild ein beweis?.jpg

Portada del folleto informativo “Imágenes para la tropa” editado por el Alto Mando militar alemán en diciembre de 1943 para su distribución entre los soldados destinados al frente ruso. En él, se advierte sobre las técnicas de manipulación fotográfica para alterar imágenes originales. La cabecera dice: “¿Es la imagen una evidencia?. Fuente: Ríndete. Octavillas y guerra psicológica en el siglo XX (pdf).

Publicado en Helarte como política, historias de las imágenes, Imágenes que ciegan, Memorias administradas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

détournements sonoros

Respecto al último vídeo: En 2009 la enciclopedia colaborativa china online Baidu fabricó una historia ficticia, titulada “Las 10 Deidades”, que pronto se convirtió en un símbolo de libertad de expresión transmitido mediante memes. El nombre de cada una de aquellas criaturas jugaba con la peculiar homofonía presente en lengua mandarín. Una de ellas, por ejemplo, era Cǎo Ní Mǎ (草泥马), literalmente “caballo de hierba y barro” -en referencia a una especie de alpaca o llama andina dulce y tierna-, pero que también se traduce por “chinga a tu madre”. Los principales enemigos de la criatura reciben el nombre de “cangrejos de río” (héxiè, 河蟹), término homófono de “armonía”, que es como el gobierno denomina eufemísticamente a la censura. Mediante falsos documentales, vídeos aparentemente infantiles, estribillos musicales e imágenes, se construyó un fenómeno que captó rápidamente la atención de todos los opositores frente las nuevas leyes promulgadas por el gobierno chino en contra de lo que consideraba “vulgaridad” de las redes.

Publicado en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Memorias administradas | Deja un comentario

“After Post-Truth”. Nuevo deadline: 20 de junio

NUEVO DEADLINE20 JUNIO 2018

Call for Papers de “After Post-Truth” – 28, 29, 30 noviembre de 2018

Congreso internacional sobre creatividad crítica en la era de las multi-verdades.

Una colaboración de BAU / HANGAR / ARTNODES / MACBA (Barcelona)

http://www.gredits.org/interfacepolitics/es/

“¿Pertenece sólo al poder el derecho de acuñar mentiras? […] No es sino razonable que el pueblo emplee los mismos medios para defenderse y derribarlo” (Jonathan Swift).

La “posverdad” es un asunto demasiado serio como para dejarlo en manos de Facebook.

Publicado en derrapes, Helarte como política, historias de las imágenes, Imaginación, Imágenes que ciegan, Memorias administradas | Deja un comentario

Slaughterbots

Distopía sobre la Inteligencia Artificial naturalizada en la guerra cotidiana. Por Stop Autonomous Weapons

Publicado en Helarte como política, Imágenes que ciegan, Memorias administradas | Deja un comentario